viernes, 2 de julio de 2010

¿Cree usted en el amor?

-¿Puedo preguntarle algo? ¿Cree usted en el amor que dura eternamente?
-Quería a mi madre.
-No. Todo el mundo quiere a su madre, incluso los que dicen que odian a su madre. La cuestión es: ¿un hombre nace para amar hasta la muerte a una mujer?
-Pero esa no es una pregunta interesante, es la pregunta de una niña pequeña que cree en los cuentos de hadas.

Kate y Luc Teyssier en French Kiss, 1995

Tal vez soy una niña pequeña y probablemente creo en los cuentos de hadas, pero la pregunta ¿crees en el amor? me parece fundamental y no llegas a conocer a una persona hasta saber el tipo de respuesta que daría. Los hay románticos, los hay prácticos, los hay que no creen en el amor sino en la química, los hay que no creen en las relaciones... incluso los hay que piensan que el amor es un invento burgués.

Si a mí me plantean esa pregunta hoy, tal vez no responda de forma tan tajante como hace unos años, pero en resumen mi respuesta ha de ser sí. Pese a todas las decepciones, sigo teniendo fe. Creo en el amor, y en que el amor, si se cuida por dos personas, puede durar para toda la vida. Aunque recientemente he aprendido que también uno puede desenamorarse a propósito para no sufrir, y esta información, para casos de amores no correspondidos, me ha resultado reveladora.

Y lo que ahora me resulta más increíble: creo en el amor precisamente por mi reciente desengaño. Tras el dolor y la decepción, he sacado algo bueno: me he dado cuenta de que he querido incansablemente a una persona, que he pasado por alto sus defectos, que no me han importado sus desplantes, y mi amor no ha flaqueado por un segundo. Si yo he sido capaz de sentir eso día tras día, es que es posible. Simplemente he de encontrar a alguien que sienta lo mismo por mí.

Creo en el amor, y en que sin amor la vida es mucho menos interesante. Pero también creo que hay saber elegir a quién querer, y, sobre todo, hacerle, antes de que pase mucho tiempo, esta pregunta. Yo, hoy por hoy, no sé si creo en otras muchas cosas, pero creo en el amor que, con paciencia y cuidado, nos puede durar eternamente. Y estoy dispuesta a compartirlo.

8 comentarios:

  1. Si algo aprendí (con tan pocos años de vida), es que nunca hay que dejar de creer en el amor; aunque exista miedo, aunque haya pocas esperanzas, aunque no queden ganas de nada. Que se yo, yo por lo menos nunca dejaría de creer en el amor..
    Estuve un año sin nadie, queriendo encontrar alguien que realmente me quiera y no lo encontraba; siempre fracasaba. Y eso me hacía bastante mal, me hacía creer que nunca me iba a ir bien. Pero lo bueno se me hizo esperar, y lo bueno llegó. Por eso, es que puedo decir que SIEMPRE hay que creer en el amor.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog por varias razones:

    Adoro a Audrey, en varias entradas la cito y en alguna que otra también menciono lo de los dias rojos que ultimamente los tengo muy a menudo.

    Escribes deliciosamente, de manera agradable, se te lee y se te intuye el sentimiento, me gusta

    Y porque los temas que tratas me gustan, me siento identificada con mucho de lo que dices.

    Asi que, si no es molestia, vendré de vez en cuando por aqui a leerte. Te seguiría para no perderme tus actualizaciones, pero no veo que tengas lo de seguidores.

    Un saludo gracias por compartir

    ResponderEliminar
  3. Ay qué alegría. Creo que he encontrado a una persona que ha llegado a la misma conclusión que yo. En vez de destrozarnos pensando que al tener un final, ese amor al que tanto hemos querido, en vez de hundirnos.. confiamos. Sabemos que el amor existe, y que se puede encontrar :)
    Me ha gustado leerte ^^

    ResponderEliminar
  4. @.: Nunca, nunca. Aunque a veces nuestra fe flaquee. Pero hay que creer en el amor para que algún día el amor crea en nosotros...

    @Sí es lo que parece: estoy encantada por tu visita y porque te guste el blog. Y en tu honor, acabo de poner en gadget de seguidores, para que te resulte más fácil.

    @La chica de las sonrisas: Me alegra que tengamos eso en común. Te confieso que tuve mi crisis de fe: "Si he querido así y no me ha servido de nada, ¿de qué sirve amar?". Pero creo que hay que ser positivos o al menos intentarlo: el amor existe. Solo es cuestión de tiempo encontrar uno que de verdad merezca la pena. Gracias por venir y por tu precioso comentario :)

    ResponderEliminar
  5. El amor se respira en el aire pero a veces nos pasa desapercibidos, como cuando te echas tu perfume favorito y al poco tiempo te parece que a pesar de su fuerza ya no huele; pero saludas a alguien, ves a una amiga o a un amigo, o alguien en un comercio, en el bus, en una sala de espera te dice: que bien hueles! y tú sonríes porque ya te habías olvidado de que llevas puesto tu mejor perfume y sin embargo alguien lo advirtió.
    Así el amor. No es un acto de fe, existe, solo hay que observar. Uno se sienta en una terraza en un punto estratégico mientras saborea un café (en estos días con hielo)y seguro ve alguna muestra de amor. Haz la prueba.
    Gracias por tus palabras, me estas obligando deliciosamente a escribir todos los días y me gusta.
    Está claro que yo también creo en el amor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Vivo con el mismo hombre desde hace 27 años, algunos días pienso que su amor se ha convertido en rutina, pero yo le amo, algunas noches sueño con el halago de otros, pero yo le amo. No todo es como en las películas o en las novelas de final trágico o feliz, lo nuestro es ir pasando por los días, por las noches y permanecer juntos, vivendo pequeñas alegrías y ganándole el pulso a las grandes tristezas.

    ResponderEliminar
  7. @ritamalone: Me encanta tu metáfora del perfume, es preciosa. Gracias a ti por tu presencia, porque me resulta muy grata y estimulante.

    @Anónimo: Gracias por compartir esa experiencia de amor duradero. En las películas todo está poetizado, pero es precioso leer historias de parejas que siguen juntas muchos años con alegrías y con malos momentos. Besos.

    ResponderEliminar
  8. "hay saber elegir a quién querer"

    vos lo dijistes, mucha gente esta ensañada en creer que se quiere a alguien sin elegirlo, cuando en realidad todos nuestros sentimientos son voluntarios.

    excelente blog :)

    ResponderEliminar

Si me dices algo, tal vez conviertas mi día rojo en un día de color rosa...