viernes, 9 de julio de 2010

À la folie

Todos soñamos con hallar nuestro gran amor, pero yo tuve un sueño más fuerte que los demás.
Angélique en À la folie, pas du tout, 2002
[Aviso: el post contiene spoilers, si no has visto la película, cuidado]

Hace mucho tiempo que vi esta película, cuyo título en España tuvo la horrible traducción (no sé quién se dedica a traducir los títulos de las películas, pero desde luego a veces se lucen) de Solo te tengo a ti. Una película que pasó bastante desapercibida, pero que a mí me hizo pensar hasta el punto de seguir recordándola hoy (¡son tantas las películas que olvidamos a los 15 minutos de salir del cine!).

La protagonista, Angélique, se nos presenta enamorada e ilusionada, aunque pronto comenzarán las decepciones. Solo al final de la película descubriremos la verdad: que todo ese amor está únicamente en su cabeza, ya que Angélique padece un trastorno psicológico que se denomina erotomanía, la creencia ilusoria de que otra persona está enamorada de ella.

En la película el punto de vista es fundamental: si bien en la primera parte nos identificamos con Angélique y nos compadecemos de ella, en la segunda parte nos queda claro que está seriamente trastornada. Y la cuestión que a mí se me plantea desde aquella tarde de domingo en que vi aquella película es: si en esto de las "dolencias" psicológicas siempre hay grados, y todos conocemos a alguien un poquito neurótico que no llega a los límites del trastorno obsesivo-compulsivo de Melvin Udall en Mejor... imposible, ¿pueden existir grados de erotomanía? Cuando nos engañamos a nosotros mismos en asuntos de amor, cuando dejamos que nuestro subconsciente nos cuente mentiras, cuando no queremos ver lo que no nos interesa, ¿no estamos siendo un poco erotomaníacos?

Hace un par de semanas, por casualidad, me ofrecí a ayudar a una chica y nos caímos bien de forma instantánea. Intercambiamos teléfonos y desde entonces nos hemos mantenido en contacto. La segunda vez que la vi estaba con su novio, y de pasada les comenté mi actual situación sentimental. Ella sonrió a su novio y me confesó que cuando le habló a él de mí le dijo que le parecía una chica encantadora y que tal vez haría buenas migas con un amigo suyo. No es que el tema me obsesione ni mucho menos, pero tal vez quedemos mañana para tomar algo, y me pregunto si dentro del grupo estará aquel amigo, y si tal vez su intuición habrá sido buena y nos caeremos bien, esas cosas pasan. Luego recapacito y me doy cuenta de que estoy fantaseando sin ninguna base real.

He aprendido mucho de mis decepciones amorosas. Y quiero pensar que la próxima vez lo haré mejor, no cometeré los mismos errores, no permitiré que cometan los mismos conmigo. Pero a ratos tengo miedo, porque tal vez no tengo remedio. Tal vez tengo tantas ganas de amar y ser amada que no veo la realidad. Y eso me aterra.

14 comentarios:

  1. Fantasear es la cosa más natural del mundo.. soñar despierto es algo muy sano también... no te asustes, hazlo cuando no sepas disernir entre realidad y fantasía. Y relájata!! quién quita y pega que es el tio indicado! Pero tampoco forces las cosas, solitas se dan..en fin, que esto de las relaciones humanas (con otros y con nosotros mismos) son cosas muy complejas.

    No he visto la película, acá en México creo que ni llegó, pero la voy a buscar ardúamente pq ya me diste ganas de verla.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. me encantó lo que cuentas sobre la película y como lo enlazas con la vida y pienso que tienes mucha razón porque a veces llegamos a puntos insospechados por amor y sin saber que estamos enamorados hasta las trancas nos concienciamos de cosas que ni siquiera pasan..

    En cuanto a lo de conocer a esa persona, creo que no debería ser algo malo, todo lo contrario hay que estar dispuesta a conocer gente pero otro tema aparte es el amor, se verá con el tiempo y las ganas que tengas de volver a comenzar con algo tan bonito y si la persona esa realmente creas que merezca la pena conocer ^^

    besitos

    ResponderEliminar
  3. Puede que si, puede que os caigáis bien desde el primer momento, y si por algo no fuese así. Pues nada, pero al menos hay que intentarlo. Fantasear fantaseamos todos.

    Yo ahoramismo me encuentro en un período de esos que describes, no se si me quiere no se si están enamorado de mí, y yo misma me monto mi película y me doy argumentos para convencerme de que sí que lo está...supongo que padezco esa ertomanía en algún grado.

    Besos y suerte con el encuentro ;)

    ResponderEliminar
  4. siempre pensamos en hacerlo mejor la próxima vez,
    si no, no nos enamoraríamos nunca :)

    ResponderEliminar
  5. @Cuetzpallin: La película a mí me gustó. Y el chico... creo que lo que más me gusta es no conocerlo aún, ahora es una posibilidad abierta y en mi fantasía puede ser perfecto...

    @Locura transitoria: Gracias por la visita. No digo que sea malo conocer a ese chico, sino el hecho de que sin conocerlo me estoy montando la película en la cabeza...

    @Sí es lo que parece: Pues te deseo mucha suerte, nunca se sabe...

    @Duna Loves: Bienvenida. Yo solo espero de verdad ser más sensata la próxima vez, que menudo historial tengo...

    ResponderEliminar
  6. ohh audrey tautou, me encanta :D
    A mi me ha pasado eso de sin conocerle montarme mi película y ahora lo pago caro por decepciones varias que mi cerebro no asimila; pero quizás tu no vayas desencaminada :)
    un beso!

    ResponderEliminar
  7. Siempre vas a fantasear, y el que fantasea es para darle por lo menos, una alegría al alma. Muchas veces nos hace mal vivir de ilusiones, de falsas esperanzas.. hay que saber controlarlas, pero yo no sé. Siempre hice lo mismo, y si no fuera por eso estaría todavía mal por amores de mi pasado (apenas con 16 años, sí).
    No tengas miedo, dejá que todo fluya y sea como tenga que ser..

    ResponderEliminar
  8. Soñar es gratis... y bueno. Todos hemos soñado con esa chica de la que nos han hablado y que es amiga de...
    Y aunque resulte que no sea tu alter ego, igual es una futuro buen amigo, que nunca se sabe.
    Los sueños son buenos, mientras no se conviertan en una obsesión.
    Suerte!!!

    ResponderEliminar
  9. No conocía esta película pero después de leerte, considero oportuno darle un vistazo. He visitado tu blog después de verte en el de Gabrielle. Sólo por la fotografía que tienes en el nick y por el título de este blog me es imposible no hacerme seguidor. Enhorabuena por este espacio. Te sigo a partir de hoy.

    ResponderEliminar
  10. Me apunto esta peli que la señorita Audrey me gusta mucho :)

    Un besito color púrpura

    ResponderEliminar
  11. Esta actriz me encanta, no he visto la película, pero se me ha antojado mucho!

    La viste en su personaje de COCO CHANEL?

    ResponderEliminar
  12. Hola, soy Felisa, te escribo desde Stgo. de Compostela, acabo de encontrar tu blog, y me hace sentir bien,..., y tambien he pensado mucho sobre el rojo,...,hubo un tiempo en que lo evitava, no tienes mas que fijarte en mi autoretrato en forma de elefante que esta en nuestro blog; y ahora me has descubierto los terribles días rojos que no había coloreado, ni clasificado. Gracias, es una definición génial. Seguiré por aquí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Acabo de encontrar tu blog por casualidad.. y me ha sorprendido gratamente, porque mientras leía tus reflexiones, veía una parte de mi misma reflejada en ellas. Enhorabuena por este blog, creo que es fantástico. Además, el diálogo de la cabecera es uno de mis favoritos de la historia del cine :)
    Un saludo. Y nos vemos en el próximo post.

    ResponderEliminar
  14. Un escalofrío ha recorrido mi cuerpo por un momento. Mientras leía el último párrafo he sentido como si yo misma lo hubiera escrito no hace mucho.

    ResponderEliminar

Si me dices algo, tal vez conviertas mi día rojo en un día de color rosa...