lunes, 30 de agosto de 2010

Estoy enamorado de ti

-Holly, estoy enamorado de ti.
-¿Y qué?
-¿Cómo que y qué? ¡Qué preguntas haces! Te quiero y me perteneces.
-No. La personas no pertenecen a nadie.
-Claro que sí.
-No dejaré que nadie me ponga en una jaula.
-Yo no quiero ponerte en una jaula, solo quiero quererte.
-¡Es lo mismo!
-No, no lo es. Holly...
-No soy Holly, ni siquiera Lulla Mae. No sé quién soy. Soy como este gato. Somos un par de infelices sin nombre. No pertenecemos a nadie ni nadie nos pertenece, ni siquiera el uno al otro.
Paul Varjak y Holly Golightly
en
Desayuno con diamantes, 1961.
Es desconcertante. He visto Desayuno con diamantes miles, millones de veces, y siempre me he emocionado con esta escena y con el magnífico monólogo de Paul Varjak que viene a continuación. Y siempre me he identificado con el pobre Paul Varjak, enamorado de una mujer asustada y un poco inconsciente como Holly Golightly.

Siempre he llevado las riendas en mis relaciones, siempre he tenido que forzar un ritmo detenido para seguir adelante. Luchar contra los miedos del otro. No estoy acostumbrada a que me correspondan.

Por eso, cuando esta mañana, horas antes de que se cumplan dos semanas desde que nos vimos por primera vez, me ha dicho que está enamorado, me he sentido sobrecogida, sorprendida y asustada a partes iguales. Dos semanas, y tan solo una viéndonos a solas. Y está enamorado. De mí, a quien nunca han amado de verdad.

Es curioso, al observar esta escena siempre me identifiqué con Paul Varjak y nunca me imaginé que acabaría siendo Holly Gilligtly, un pajarillo asustado. He amado mucho, y me han roto el corazón, y nunca me han correspondido. Lo llamaban amor, y era comodidad (uno) o interés (el otro). Y por eso me asusta tanto que hoy, llena de cicatrices, me hablen de amor. Tengo miedo de que vuelvan a herirme. Y sobre todo tengo miedo porque poco a poco, segundo a segundo, él va llenando mi vida, mi rutina, mi pensamiento. Despacio pero segura, me estoy enamorando. Y temo ser una ilusa cuando le miro a los ojos y siento que algo en mi interior me dice que esta vez, por fin, es de verdad.

5 comentarios:

  1. el amor es algo terrorífico
    y me encanta esa película :-)

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha gustado mucho el personaje de Paul Varjak, inclusome he sentido muy identificado con él. En ocasiones también he identificado a mi amada con Audrey.

    ResponderEliminar
  3. tu blog es genial, muy intimista y reflexivo, y lleno de miradas hacia adentro y hacia fuera que le dan color :)

    ResponderEliminar
  4. Justo ayer volví a ver la película.
    Me alegra saber que las cosas te van bien :)
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  5. "Desayuno con diamantes", increíble película, increíbles actores. Fantástica.

    Me gusta mucho tu blog. Muy rojo!

    ResponderEliminar

Si me dices algo, tal vez conviertas mi día rojo en un día de color rosa...