jueves, 9 de septiembre de 2010

La cabeza siempre pierde

Cuando la cabeza te dice una cosa y toda tu vida dice la otra, la cabeza siempre pierde.
Frank McCloud en Cayo Largo (1948)
Demasiado rápido. ¿Qué velocidad es demasiado rápido en el amor?

¿Cuál es el momento adecuado para cada cosa? ¿Cuánto has de esperar para dar el primer beso, para invitar a alguien a quedarse a dormir y a desayunar, para decir "te quiero" por primera vez? ¿Existe un límite de velocidad que no se debe sobrepasar?

Comprendo que cualquiera puede pensar de nuestra relación que vamos demasiado rápido. Es más, supongo que si no se tratara de mí misma yo también lo pensaría. Pero en cierto sentido me siento como Frank McCloud en Cayo Largo. Tengo perfectamente claro en mi cabeza que esta observación es sensata, sin duda. Igual que él tenía claro que lo más sensato era huir, no arriesgar su vida.

Pero cuando la cabeza te dice una cosa y toda tu vida dice la otra, la cabeza siempre pierde. Tengo la sensación, como McCloud, de que toda mi vida ha sido un largo camino hacia este momento, que las experiencias pasadas son las que me han curtido para vivir esto. Tengo la sensación de conocerle desde siempre, un extraño sentimiento de intimidad, de cotidianidad.

¿Por qué, por qué no va a ser sensato amarle, dejarme querer, vivir esta historia sorprendente y mágica al ritmo de los corazones en lugar de al de los relojes?

La cabeza pierde. Aunque algunos sí lo piensen, para mí el amor es incompatible con la medición y las matemáticas, con la estadística y la planificación. Toda mi vida dice "adelante". ¿Quién soy yo para llevarle la contraria?

8 comentarios:

  1. ¡Qué grande McCloud, qué grande Bogart, qué gran película!. Tu texto ha estado a la altura de esta gran película. Es cierto, la cabeza siempre pierde y el amor es totalmente incompatible con cualquier cosa que lo intente calcular. No se puede calcular el ritmo del corazón.

    ResponderEliminar
  2. Esa cabeza perdedora... Y este blog interesante. Pasaré por aquí.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No hay una velocidad estándar, no se va demasiado rápido ni demasiado lento. Recuerdo en "Ella es única" de Edward Burns como la relación que funciona es la que va rápido y la que fracasa es la que tiene un poso y un tiempo.
    No pienses en la velocidad, haz lo que te pida el cuerpo, mientras los dos querais ir a ese ritmo.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. esto es mas que genial ,pero donde te has ido?vuelvee!

    ResponderEliminar
  5. Gostei do blog!
    Saludos

    www.ofalcaomaltes.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Tendré que ver la película.
    Me gustaria que te pasases por aqui ( http://grupo-cinco-tic.blogspot.com ) ya que es un trabajo del colegio y que dieras tu opinión.
    Somos cinco compañeros de primero de bto que escribimos en este blog.
    Gracias :D

    ResponderEliminar
  7. Bonita entrada ;)
    Te leo, ya sabees.
    Una invitación a mis blogs:
    http://globosagua.blogspot.com
    http://tresmariposasymedia.blogspot.com

    ResponderEliminar

Si me dices algo, tal vez conviertas mi día rojo en un día de color rosa...